miércoles, 24 de abril de 2013

REFLEXIONES SOBRE EL ROL DE LOS PADRES Y MADRES DE FAMILIA EN LA EDUCACION DE SUS HIJOS


REFLEXIONES SOBRE EL ROL DE LOS PADRES Y MADRES DE FAMILIA EN LA EDUCACION DE SUS HIJOS

                                                                                Psic. Jorge Luis Vela Quico

En los encuentros recientes con las juntas directivas de las APAFAS de la Instituciones Educativas públicas de las tres provincias de la región Moquegua, dentro lo que el Minedu ha llamado el buen inicio del año académico 2013, fácilmente se puede advertir en estos encuentros que los padres y madres de familia exigen por lo general un buen   “Servicio Educativo”, pero centrado en que se debe mejorar por ejemplo el desayuno escolar para sus hijos, no faltan quienes cuestionan  la “mala calidad” de los alimentos que reciben sus hijos. También están presentes los cuestionamientos a los profesores o profesoras, afirmando que solo “repiten” en las aulas los contenidos de los libros, casi sin mayores argumentos exponen sus quejas. Otros padres piden mallas “rache” para los patios de las I.E., se reconstruyan o arreglen los muros que protejan a la I.E. de la delincuencia  donde estudian sus hijos o reclaman sobre la implementación con equipos de cómputo, etc.

Si bien existe la ley Nº 28628 que propicia la participación de los padres en el proceso educativo de los hijos o la colaboración en las actividades educativas que ejecuta la institución educativa, promoviendo un clima armonioso favorable para el aprendizaje, mucho de esto está lejos de ser asumido conscientemente por los padres de familia.

Con la difusión de los resultados sobre la medición de la calidad educativa del Minedu, y donde Moquegua ocupa por segunda vez el primer lugar, ha trascendido que algunos profesores habían comprometido la participación efectiva de los padres de familia en la educación de sus hijos, revisando y acompañando la realización de las tareas para la casa encargadas por el profesor, además está también el hecho que dedicaron horas adicionales en el trabajo con sus alumnos, etc.

Es un hecho que los padres y madres de familia deben entender que el servicio educativo no es un servicio más que ofrece el Estado peruano, sino que es un servicio diferente donde existe una corresponsabilidad entre la escuela y la familia en la educación de los hijos.

Unos padres responsables deberían involucrase desde lo más elemental como es la elección de la I.E. donde estudiara su hijo, tener mínimamente una referencia de los profesores que enseñan allí, hasta del clima institucional que predomina; porque todo ello va influir en su hijo que va a tener  experiencias diferentes seguro a las que el construye en el hogar.

La escuela se convierte en el nuevo mundo para el estudiante y aunque los padres no lo perciban allí se construye también la escala valorativa, como algunos rasgos afectivos del niño que lo van a acompañar toda su vida. Entonces no debemos quejarnos si escogemos mal una I.E. para nuestros hijos quizá por la cercanía al hogar, o si muy por dentro pensamos que todas las escuelas son iguales o simplemente nuestros hijos deben asistir a la escuela porque todos lo hacen y así como que nos “molestan” en casa.

La escuela forma el futuro ciudadano lo prepara para el trabajo, la autonomía, para que se inserte progresivamente a la sociedad adulta. Los padres de familia deben interesarse entonces por las actitudes de su hijos, es decir por aquellas formas de ser sin que estas sean conductas concretas, interesarse por sus formas de reaccionar, sus hábitos, sus modales, etc.
Estoy más que seguro que muchas autoridades educativas desconocen el alcance de la ley Nº 29719 Sobre la Convivencia sin Violencia en las I.E que busca frenar el “acoso entre estudiantes” que ya tiene trágicas consecuencias en nuestro país en muchos niños que fueron marginados en las aulas por ser de extracto social diferente o por tener alguna particularidad como el ser ensimismado.

Esta demás decir que los padres se deben interesar por su rendimiento académico de forma constante, pero no traducida en informarse solo en un calificativo cada cierto tiempo en el reporte de notas, sino en la forma operativa. Por ejemplo si su hijo o hija ya sabe sumar entonces podrá hacer cálculos de situaciones del hogar, como para el pago de alguna cuenta, agua, luz, los padres de familia deben contextualizar lo “aprendido” en la escuela con lo más elemental de las vivencias cotidianas en el hogar.

Los padres de familia deben propiciar hoy más que antes la comunicación efectiva en el hogar, vivimos un momento donde la televisión y mucho más la internet a sustituido la comunicación en los pocos espacios que le quedan a las familias para este evento tan humano como es conversar durante los momentos como los del almorzar o comer donde tenemos la oportunidad que nuestros hijos expresen lo que nos pasa, comunicar sus afectos, dudas, sus alegrías etc.

Hoy por hoy la Televisión, el DVD, son en la práctica más importantes que la salud misma de un miembro del hogar, si se malogra por ejemplo el DVD que nos permite ver películas muchas veces nada constructivas, ese mismo día lo llevamos al técnico. Contradictoriamente si un miembro de la familia esta con fiebre se espera a ver si se pasa esa fiebre por la mañana.

Son muchas las reflexiones que podemos puntualizar, la principal que no hay desde los órganos educativos un proyecto o un plan que permita el involucrar a los padres de familia de forma efectiva en la educación de sus hijos. No pensemos que para ello están las escuelas para padres de familia que poco o nada efectivas son, donde la imagen del padre está ausente por lo general, mas son las mamas las que si se interesan y participan de estas escuelas para padres.

Sin dejar de lado que ya no se trata de informar a un padre muchas veces como debería hacer para ayudar a la educación de sus hijos, en mi experiencia la gran mayoría de padres lo saben, el tema está que no lo asumen, debemos preguntarnos por qué  no lo hacen. Si seguimos propiciando escuelas para padres de familia donde solo les vamos a informar o en una dinámica o taller decir lo mismo, no estamos construyendo nada.

Finalmente si los padres y madres de familia estarían más preocupados por ser responsables, que ser buenos padres o madres habría mejores resultados.


Moquegua, Abril de 2013

                                                                   Jorge Luis Vela Quico
                                                          Psicólogo y Licenciado en Educación







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada